Última Actualización 20 septiembre, 2019

Disfruta de 118 balnearios en Budapest

Es algo desconocido de la capital de Hungría, pero sin duda una de las razones que provoca que quienes viajen hasta ella, regresen con el alma y el espíritu renovado.

Los 118 manantiales naturales y artificiales que se reparten por la geografía de la ciudad hace que los turistas caigan en la tentación de al menos probar uno de ellos y salir de la Ciudad de los Balnearios habiendo catado los efectos de alguno.

Esta calificación la recibió en 1934 cuando descubrieron que a diario brotaban más de 70 millones de litros de agua a una temperatura entre 20 y 80 grados.

Comenzaron como ya hemos dicho, a tener importancia a principios del siglo XX cuando se utilizaban para tratar enfermedades. Cabe destacar que tienen una importante peculiaridad. La mayoría de los balnearios reservan unos días para el público femenino y otros para el masculino, de forma que tendrás que enterarte previamente si sus piscinas son mixtas.

Por esta razón, si con eso de ser la ciudad que dispone de más manantiales del mundo, te animas a visitarla, vamos a ofrecerte un listado con los más importantes de toda la ciudad.

Balneario Rudas

El Balneario Rudas está considerado uno de los baños turcos más bonitos del mundo. Se inauguró en 1150 y la sala principal fue creada en 1566 donde hay una piscina octogonal otomana con cuatro piscinas más laterales.

Al principio sólo los hombres podían bañarse en ellos. Pero con la llegada de siglo XX se fueron abriendo más y permitieron que las mujeres también pudieran disfrutar de su agua. Actualmente los fines de semana está abierto a ambos sexos.

Balneario Gellert

Probablemente uno de los más conocidos de la ciudad. Aunque actualmente está vinculado al hotel que lleva el mismo nombre, es meritorio reconocer que la construcción del alojamiento fue posterior a la del balneario. La estética de la piscina es de las más bellas, aunque actualmente no está en las mejores ocasiones.

Balnerario Széchenyi

El Balnerario Széchenyi es uno de los más grandes de Europa. Fue inaugurado en 1913 y cuenta con 15 piscinas, tres de ellas al aire libre. Son precisamente estas tres las más impresionantes.  La instalación permite a los visitantes estar metidos por la noche a una piscina donde el agua está a 37 grados mientras que en la calle está helando. Todo un placer que no se puede disfrutar en todas las ciudades.

Budapest actualmente es la ciudad más grande de Hungría además la capital del país.