Última Actualización 10 julio, 2019

Curiosidades de la cultura árabe

En el mundo hay muchas culturas y muchas curiosidades de cada una de ellas lo que hace que, en un país, algo que se ve bien, sea una ofensa en ése.

En el caso de la cultura árabe, hay ciertos aspectos que llaman la atención y que es interesante saber para actuar en consecuencia y no cometer ninguna ofensa para con los anfitriones.

Peculiaridades de la cultura árabe

Si vas a ir a algún país árabe, ten en cuenta lo siguiente:

  • A la hora de saludar, has de hacerlo tanto a la gente que conozcas como a la que no. Da igual que, para ti, sea un desconocido, el saludo es lo primero y luego, si eso, te presentarán. Pero, no hacerlo, supone una ofensa para esa persona.
  • Cuando te quedas en casa de una persona de cultura árabe has de saber que, para ellos, en ese momento, eres la persona más importante que existe, más incluso que ellos mismos, y por tanto se van a desvivir por ti para que estés cómodo y lo pases bien.
  • De hecho, y siguiendo con esta manera de mostrar su interés, es común que, entre amigos, o familiares, se “peleen” por invitarte a comer, por pagar la cuenta, porque te quedes en casa… Para ellos, ayudar al prójimo es como si fuera un acto de buena fe que se verá recompensado en la otra vida, de ahí que quieran hacer lo máximo posible para que te sientas bien porque entienden que, cuanto más feliz estés, más recompensa tendrán.
  • Eso sí, a la hora de que te ofrezcan algo, has de coger lo que pilles, no lo que te apetezca porque es un gesto acaparador (porque no le das la oportunidad de elección a otro, aunque pueda parecer que tampoco te lo han dado a ti).
  • Mucho cuidado a la hora de servir la comida. Si no te has dado cuenta, ellos no suelen comer ni beber nada que esté en platos o vasos de oro y plata. Si se lo sirves así, se sentirán mal porque no comerán nada.
  • Todo lo que se come, se hace con la derecha, nunca con la izquierda. El motivo es que, esa mano izquierda, se utiliza con funciones higiénicas, pero no para dar, recibir, comer o saludar a otra persona.
  • Si vas a un cumpleaños, ten en cuenta que, si estás invitado, es porque eres una persona muy allegada a esa familia ya que, las fiestas de cumpleaños, sólo se dan en privado, no con otros. Eso sí, los regalos sí que son bienvenidos, aunque no se esté invitado a la fiesta.
  • Cuidado con matar bichitos. Puedes llevarte una multa porque, para ellos, todos los animales y plantas son creaciones que no merecen morir a manos de otros.
  • Y, por último. A la hora de llamar al timbre de una casa, si ya lo has hecho 3 veces, has de retirarte porque es de mal gusto seguir insistiendo.